Distintos matriarcados gobernados por la misma feromona
/ Los animales eusociales tienen una de las estructuras sociales más complejas: cuidan a su descendencia de forma cooperativa, las generaciones se traslapan y tienen castas estériles. Este tipo de estructura social se observa, principalmente, en hormigas, avispas y algunas abejas.  De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad KU de Lovaina, en Bélgica, las reinas de estos grupos de organismos utilizan la misma feromona para suprimir la reproducción en los trabajadores que conforman la colonia. Esto, a pesar de que las hormigas, avispas y abejas se encuentran separadas en el árbol evolutivo por más de 165 millones de años.
Los investigadores comenzaron a buscar cuáles feromonas que producen las reinas inducen esterilidad. Después de haber identificado a las candidatas, procedieron a crear muestras sintéticas de las mismas y las probaron para observar si inhibían la reproducción de  los trabajadores.
Efectivamente, la feromona sintética imitaba de manera correcta la presencia de una reina viva en una colonia. Esto se comprobó al extraer los ovarios de hembras trabajadoras que habían sido expuestas a la sustancia, y que terminaron siendo estériles.
Lo que siguió fue probar que esta feromona artificial seguía teniendo el mismo efecto en una muestra mucho mayor de especies. Para ello, usaron 64 especies de insectos, y los resultados fueron los mismos. Los científicos concluyeron que este químico actúa como una clase de feromona conservada entre las reinas de hormigas, abejas y avispas.
Los investigadores piensan que esto se debe a que las feromonas de insectos sociales probablemente evolucionaron a partir de señales de fertilidad usadas por insectos hembras para atraer a los machos. “Esta hipótesis se vuelve más fuerte por el hecho de que ciertos compuestos que estudiamos también funcionan como atrayentes de machos. Las señales de fertilidad eventualmente evolucionaron y se transformaron en las feromonas de las reinas que regulan la reproducción y, desde entonces, se han mantenido iguales desde el ancestro común de todos estos insectos sociales” comenta Tom Wenseleers, autor de este estudio.
__________________
En la imagen, tres especies de himenópteros cuya reproducción es inhibida por la misma feromona. Imagen tomada de la misma fuente.
Fuente en KU Lueven
Artículo en Science

Distintos matriarcados gobernados por la misma feromona

/ Los animales eusociales tienen una de las estructuras sociales más complejas: cuidan a su descendencia de forma cooperativa, las generaciones se traslapan y tienen castas estériles. Este tipo de estructura social se observa, principalmente, en hormigas, avispas y algunas abejas.  De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad KU de Lovaina, en Bélgica, las reinas de estos grupos de organismos utilizan la misma feromona para suprimir la reproducción en los trabajadores que conforman la colonia. Esto, a pesar de que las hormigas, avispas y abejas se encuentran separadas en el árbol evolutivo por más de 165 millones de años.

Los investigadores comenzaron a buscar cuáles feromonas que producen las reinas inducen esterilidad. Después de haber identificado a las candidatas, procedieron a crear muestras sintéticas de las mismas y las probaron para observar si inhibían la reproducción de  los trabajadores.

Efectivamente, la feromona sintética imitaba de manera correcta la presencia de una reina viva en una colonia. Esto se comprobó al extraer los ovarios de hembras trabajadoras que habían sido expuestas a la sustancia, y que terminaron siendo estériles.

Lo que siguió fue probar que esta feromona artificial seguía teniendo el mismo efecto en una muestra mucho mayor de especies. Para ello, usaron 64 especies de insectos, y los resultados fueron los mismos. Los científicos concluyeron que este químico actúa como una clase de feromona conservada entre las reinas de hormigas, abejas y avispas.

Los investigadores piensan que esto se debe a que las feromonas de insectos sociales probablemente evolucionaron a partir de señales de fertilidad usadas por insectos hembras para atraer a los machos. “Esta hipótesis se vuelve más fuerte por el hecho de que ciertos compuestos que estudiamos también funcionan como atrayentes de machos. Las señales de fertilidad eventualmente evolucionaron y se transformaron en las feromonas de las reinas que regulan la reproducción y, desde entonces, se han mantenido iguales desde el ancestro común de todos estos insectos sociales” comenta Tom Wenseleers, autor de este estudio.

__________________

En la imagen, tres especies de himenópteros cuya reproducción es inhibida por la misma feromona. Imagen tomada de la misma fuente.

Fuente en KU Lueven

Artículo en Science